miércoles, 1 de diciembre de 2010

Inténtalas parar

Hay un último olor.
El olor de la esperanza,
De la oportunidad,
Del cambio,
Del redescubrimiento.
El olor de una noche,
Confundido entre tanta gente,
Entre tanto alcohol.
La llamada.
No solo el cuerpo.
La cabeza, las manos, la realidad,
El amparo ansiado,
El tacto sincero,
Las palabras tiritas,
Ensalzadoras.
Mi anestesia.
¿Algo nuevo?
¿Real o clavo ardiendo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario